Nacionales
Caos

Dina Boluarte cumple un mes en el gobierno en medio de protestas y una crisis política que no logra ponerle fin

Dina Boluarte cumplió un mes en el gobierno de Perú.

Ha pasado un mes desde que Dina Boluarte Zegarra se convirtió en la primera presidenta mujer del Perú, luego de que el Congreso vacara a Pedro Castillo tras un intento fallido de autogolpe de Estado con el que pretendía cerrar el Parlamento y declarar en reorganización el sistema de Justicia, Poder Judicial, el Ministerio Público, la Junta Nacional de Justicia y el Tribunal Constitucional.

Aunque en un inicio, Boluarte se mostraba como una defensora férrea del gobierno de Castillo y, un año antes, llegó a decir, “sí al presidente Pedro Castillo lo vacan, yo me voy con él”, en los últimos meses tomó distancia del entonces jefe de Estado, dejó de pertenecer al gabinete y se la veía menos ante cámaras. Finalmente, al considerar que hubo un intento de golpe de Estado, terminó por aceptar el cargo que le correspondía por ser vicepresidenta.

“Antes que política, soy una ciudadana y madre peruana que tiene pleno conocimiento de la alta responsabilidad que la historia pone en mis hombros y atendiendo a esa alta responsabilidad va mi respeto por las millones de madres peruanas que día a día procuran el sustento para sus familias y son la base del coraje y la peruanidad”, había dicho.

“Como todos conocemos, se ha producido un intento de golpe de Estado, una impronta promovida por el señor Pedro Castillo que no ha encontrado eco en las instituciones de la democracia y en la calle”, expresó en su primer discurso ante el Congreso.

Tres días después, Boluarte nombró a su primer gabinete, liderado por Pedro Angulo, caracterizado por estar conformado por ministros con perfiles técnicos y de centroderecha.

En paralelo, las diversas manifestaciones en el sur del país, lugar donde Castillo tenía más apoyo, iniciaron una serie de protestas que inicialmente pedían la liberación del expresidente.

Las manifestaciones comenzaron a radicalizarse, se tomaron varios puntos de las principales vías de comunicación, fueron incendiados algunos locales del Ministerio Público y se intentó tomar los aeropuertos en Puno, Andahuaylas, Arequipa y Ayacucho.

En esto último lugar ocurrieron los hechos más trágicos, el 13 de diciembre el Gobierno de Boluarte decidió declarar en emergencia la Red Vial Nacional, con el respaldo del entonces ministro de Defensa, Alberto Otárola, quién señaló que esta medida se daba “para que las Fuerzas Armadas, en apoyo de la Policía Nacional, puedan tomar el control del orden interno”.

El 15 de diciembre, el intento de toma del aeropuerto Alfredo Mendívil provocó la muerte de 10 civiles quienes fallecieron por impacto de bala tras enfrentarse a miembros del Ejército.

Lectores: 283

Envianos tu comentario