Economía y Empresas
Números desalentadores

Consecuencias de la pandemia: Banco Mundial pronosticó que la economía peruana caerá un -12 por ciento

El organismo multilateral confirmó que la contracción de la economía global reflejará la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

En su última edición de Perspectivas económicas mundiales publicado este lunes 8 de mayo, el Banco Mundial (BM) informó que las consecuencias de la pandemia serán impactantes y aseguró que el Perú pasará de un crecimiento de -4,7 por ciento en abril a -12 por ciento a fin de año, lo que pone al país con el peor retroceso en comparación con otros países de la región.

El Banco Mundial confirmó que, en 2020, la recesión de la economía global será la peor desde la Segunda Guerra Mundial. Esto se debe a la fuerte caída de los precios de los productos primarios, particularmente del petróleo y del gas. La actividad financiera es otra de las más golpeadas, por lo que las grandes economías experimentan gran contracción.

“Las condiciones económicas en América Latina y el Caribe han empeorado dramáticamente ya que los efectos de la pandemia de COVID-19 se han extendido por la región. La fuerte caída de los precios mundiales de los productos básicos ha sido un obstáculo para gran parte de la región, particularmente para el petróleo y productores de gas”, se lee en el informe del organismo.

En otra parte del documento, el Banco Mundial explicó que la desaceleración económica en los Estados Unidos impactó en la región, causando una fuerte caída en las exportaciones de los países productores de materias primas como es el caso de Chile y Perú.

Más adelante, el organismo multilateral argumentó su pronóstico en el impacto generalizado de la pandemia del coronavirus y las medidas de suspensión de las actividades que se adoptaron para contenerla, las que han ocasionado una drástica contracción de la economía mundial, que se reducirá un 5,2 por ciento este año, según sus cálculos.

Finalmente, el informe prevé que la actividad de las economías de los países desarrollados se contraerá un 7 por ciento, mientras que los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED) caerán un 2,5 por ciento. Además, se proyecta una reducción de los ingresos per cápita del 3,6 por ciento, lo que empujará a millones de personas a la pobreza extrema.

Lectores: 440

Envianos tu comentario