La historia viviente
Horrendo hallazgo en Rusia

La horrorosa fosa con cadáveres de bebés cuya sangre fue drenada para salvar a soldados nazis

Una escalofriante fosa común nazi que contiene los cuerpos de 675 bebés y niños que se cree que fueron “drenados de sangre” para salvar a las tropas heridas ha sido descubierta en Rusia.
El espantoso lugar contiene 1.362 cuerpos, fue descubierto cerca de San Petersburgo y cerca de la base de una unidad invasora de las SS de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, dijeron los expertos.
A los niños más pequeños se les permitió ser acompañados por sus madres en el horrible campamento, situado a unos 48 kilómetros de la fosa común.

Una escalofriante fosa común nazi que contiene los cuerpos de 675 bebés y niños que se cree que fueron “drenados de sangre” para salvar a las tropas heridas ha sido descubierta en Rusia.

El espantoso lugar contiene 1.362 cuerpos, fue descubierto cerca de San Petersburgo y cerca de la base de una unidad invasora de las SS de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, dijeron los expertos.

Las víctimas, casi todas sin heridas visibles, fueron encontradas desnudas y sin zapatos por equipos de búsqueda en la aldea de Novaya Burya, en el distrito de Lomonosovsky de la región de Leningrado.

Creen que los restos de los niños eran de un notorio campo de concentración cercano, donde cientos de jóvenes fueron encarcelados con el único propósito de suministrar sangre a los oficiales y soldados alemanes heridos.

Los niños se mantuvieron encerrados en espera para asegurar un suministro constante de sangre para las tropas nazis que luchaban cerca de Leningrado, ahora San Petersburgo.

Hasta 50 bolsas llenas de restos humanos fueron sacados del macabro sitio solo esta semana, que contienen los esqueletos de las últimas 415 víctimas, de las cuales más de la mitad eran niños.

Desde recién nacidos hasta adolescentes, cientos murieron en el sitio debido a la pérdida crónica de sangre. La mayoría de las víctimas adultas eran mujeres, incluidas al menos tres que estaban embarazadas.

No hubo heridas de bala en los cadáveres, mientras que solo un puñado de víctimas mostró signos de recibir golpes y la mayoría no tiene indicios de la causa de la muerte.

Una teoría es que las víctimas murieron de hambre durante los duros inviernos que se apoderaron de Rusia durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero los expertos han sugerido que los restos de los niños probablemente provengan del malvado campo de concentración de “transfusión de sangre” de Vyritsa, cerca de Gatchina.

Más de 300 “prisioneros juveniles”, con edades desde recién nacidos hasta 14, se mantuvieron con un propósito: bombear sangre para los soldados y oficiales de la Wehrmacht.

A los niños más pequeños se les permitió ser acompañados por sus madres en el horrible campamento, situado a unos 48 kilómetros de la fosa común.

Alrededor de 100 tumbas fueron desenterradas cerca del campo de exterminio, pero miles de las jóvenes víctimas de Vyritsa nunca fueron encontradas. Los investigadores ahora sospechan que los cuerpos fueron transportados en camiones al lugar del entierro y arrojados a unos pocos pies por debajo de la superficie.

Se teme que cientos de víctimas más sean exhumadas cuando los equipos de búsqueda reanuden la excavación después del invierno. Los expertos descubrieron una etiqueta numerada 1410 entre los escombros, aunque su significado hasta ahora no está claro.

Lectores: 67

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: