Nacionales
Más de 700 mil niños afectados

Mientras Boluarte se compraba Rolex, la anemia infantil aumentó en el país

La presidenta, Dina Boluarte. (Dibujo: NOVA)

El reciente informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), titulado "Evolución de la Pobreza Monetaria 2014-2023", ha puesto en evidencia no solo los problemas económicos que enfrentan las familias peruanas, sino también el preocupante estado de salud de los niños menores de tres años.

Según el documento, en 2023, el 43.1 por ciento de los niños entre 6 y 35 meses padecen anemia por déficit de hierro en la sangre, con concentraciones de hemoglobina menores o iguales a 11,9 g/dL. Esta cifra marca el segundo año consecutivo de incremento, luego de reportarse 38.8 por ciento en 2021 y 42.4 por ciento en 2022. Las tasas actuales son comparables a las registradas en 2018, revirtiendo la tendencia de reducción sostenida desde 2014.

El Instituto Peruano de Economía (IPE) estima que más de 700 mil niños menores de tres años están afectados por esta condición, lo que representa un aumento de aproximadamente 50 mil casos en comparación con el periodo prepandemia. Las zonas rurales, con un 50.3 por ciento de incidencia, presentan cifras más altas que las urbanas, que tienen un 40.2 por ciento, evidenciando una diferencia de 10 puntos porcentuales.

Regiones como Lima Provincias, Cajamarca y Huánuco han visto un aumento de 8 puntos porcentuales en los casos de anemia en comparación con años anteriores. En Puno, la situación es aún más grave, con un 70.5 por ciento de los niños menores de tres años afectados en 2023.

Problemas en la alimentación infantil

El aumento de la anemia en diversas regiones de Perú se ha relacionado con las adversas condiciones laborales de los hogares. Entre 2019 y 2023, la incidencia de anemia aumentó significativamente en regiones con caídas pronunciadas en el empleo adecuado, especialmente en Lima y Arequipa.

La alta inflación y las restricciones económicas han limitado la capacidad de las familias para consumir alimentos ricos en nutrientes esenciales como el hierro, afectando la calidad de la alimentación. Según datos de INEI, en regiones donde el empleo adecuado cayó más del 1 por ciento, la incidencia de anemia aumentó cuatro veces más que en otras áreas. En Lima y Arequipa, aún faltan por recuperar aproximadamente 291 mil empleos adecuados, mientras que las tasas de anemia aumentaron del 31.7 por ciento al 37 por ciento entre 2019 y 2023.

La Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) reveló una notable disminución en el consumo de carnes rojas e hígado de res, fundamentales para combatir la anemia, en los niveles socioeconómicos C, D y E. Entre 2019 y la actualidad, el consumo de estos alimentos se redujo un 13.5 por ciento, reflejando la dificultad de las familias para acceder a una dieta balanceada y rica en hierro.

Este contexto subraya la vulnerabilidad económica de muchas familias peruanas, especialmente frente a los altos costos de los alimentos y el empleo inadecuado. Es crucial que las políticas públicas se enfoquen en mejorar las condiciones laborales y la accesibilidad a alimentos nutritivos para abordar este grave problema de salud pública.

Lectores: 86

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: