Nacionales
Fuera de sus cabales

Sin pudor alguno, Alan García comparó la coyuntura actual con el Autogolpe de Estado de 1992

El líder aprista Alan García Pérez, que es investigado por el Metro 1 de Lima, se sospecha que benefició a la constructora Odebrecht a cambio de sobornos. (Dibujo: NOVA).

El expresidente Alan García Pérez, que acudió esta mañana al Ministerio Público para declarar en calidad de testigo en la investigación que se sigue al exvicepresidente de Petroperú, Miguel Atala, realizó un desmesurado análisis y comparó groseramente la actualidad que vive el país con la situación que desembocó en el Autogolpe de Alberto Fujimori en abril de 1992.

"Creo que debemos mantener nuestro apego a la Constitución y las leyes; y no violentar las instituciones, ni arrinconar al Parlamento. Esa película ya la hemos visto muchas veces en el Perú el año 1968 y en 1992 y termina siempre con más corrupción, más crisis y más desempleo", fueron las palabras exactas de García.

Como se sabe, en las últimas semanas se agudizó la crisis en el Ministerio Público, a raíz de que su titular Pedro Gonzalo Chávarry Vallejos quiso frenar las investigaciones del Equipo Especial Lava Jato y pretendió remover a los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela Barba.

A raíz de esa situación, el expresidente tuvo el descaro de mostrarse "muy preocupado" ante la grave situación que está viviendo el país en cuanto "al orden institucional, cuando se sabe que la pequeña bancada aprista, aliada al fujimorismo, se ha convertido en una máquina de obstrucción para votar las reformas legislativas que el país necesita.

Más adelante, el líder del Apra tuvo el atrevimiento de criticar las labores del Gobierno “ante los problemas institucionales que existen". Y en otro momento, descalificó el proyecto de ley presentado por el Ejecutivo para declarar en emergencia el Ministerio Público.

Asimismo, García Pérez, que es investigado por el Metro 1 de Lima, se sospecha que benefició a la constructora Odebrecht a cambio de sobornos, también desacreditó a Chávarry, por no mantenerse firme hasta el final en su posición de remover de sus cargos a los magistrados Barba y Pérez Gómez.

"Me parece una vacilación, un titubeo, y realmente tengo una posición crítica al respecto... cuando se toma o no se toma una decisión debe mantenerse, y lo que ha ocurrido realmente espero que tenga una solución estabilizando las instituciones", señaló.

Lectores: 185