Nacionales
Frontera al rojo vivo

ACNUR refuerza su presencia ante el aumento de venezolanos que llegan a Perú

Muchos matrimonios deciden emigrar por la falta de medicinas para sus hijos.

El pasado miércoles, 6.700 venezolanos atravesaron el cruce fronterizo de Tumbes, una cifra tres veces superior al pico alcanzado hace dos semanas.

Ante el aumento de la entrada de refugiados por la finalización de la concesión de permisos de residencia temporales en ese país, la Agencia de la ONU para los Refugiados ha intensificado su respuesta humanitaria en los puntos fronterizos. La Agencia también reforzó sus servicios en Ecuador y Colombia.

El portavoz de ACNUR, Babar Baloch, señaló que el aumento experimentado los últimos días parece ser debido al vencimiento para solicitar Permisos de Estancia Temporales anunciado el pasado 31 de octubre por las autoridades peruanas. La obtención del documento da derecho a trabajar y a acceder a servicios educativos y sanitarios en el país andino.

Las personas que cumplan con los requisitos para recibirlo tienen de plazo hasta diciembre para entregar su solicitud, indicó Baloch.

“A principios de esta semana, los venezolanos que esperaban cruzar hacían cola durante dos o tres días hasta completar los trámites fronterizos exigidos, incluyendo procedimientos de inmigración y vacunas obligatorias. Miles de personas durmieron al aire libre, muchas de ellas necesitadas de atención médica y comida”, dijo.

ACNUR incrementó su presencia en Tumbes con el objetivo de coordinar la respuesta humanitaria, aumentar la cobertura de protección e identificar y asistir a personas con necesidades específicas, como menores no acompañados o separados.

Las autoridades peruanas procesan unas 1.000 solicitudes de asilo por día. Desde el 29 de octubre, la Comisión Especial para los Refugiados trabaja 24 horas al día para lidiar con el aumento de peticiones. Más de 150.000 venezolanos han solicitado asilo en Perú desde el año 2014, según ACNUR.

Lectores: 80